La Universidad de Salamanca, situada en la ciudad del mismo nombre, es la segunda universidad más antigua de España y una de las más antiguas de Europa.

Captura de pantalla 2016-01-13 a la(s) 18.18.02

Historia

La Universidad de Salamanca es una de las más antiguas de Europa junto con las de Bolonia, la Sorbona de París, Oxford y Cambridge. Es por tanto la más antigua de las universidades españolas en funcionamiento, dada la efímera aparición de la Universidad de Palencia entre los años 1.175 y 1,180.

La fundación de la universidad data del año 1218 por el rey Alfonso IX de León, con la categoría de Estudio General de su reino y con el objetivo de evitar que los leoneses tuvieran que salir del reino de León para estudiar en el incipiente estudio general de Palencia. Es, por tanto, el título de Estudio General el que manifiesta la diversidad de sus enseñanzas, su característica no privada (abierta a todos) y la validez de sus títulos. La institución tardó menos dos siglos en contar con edificios propios donde impartir la docencia. Hasta que se produjo este acontecimiento, las clases se impartían en el claustro de la catedral de la ciudad, en casas alquiladas al cabildo (ayuntamiento) y en la iglesia de San Benito. Bajo el reinado de Alfonso X el Sabio se transformó de Estudio General en Gran Universidad. El cardenal aragonés Pero Martínez de Luna, posteriormente Benedicto XIII de Aviñón, gran protector de la institución, impulsó la compra de los primeros solares y la construcción de las Escuelas Mayores, edificio histórico de la universidad, a partir del año 1411.
El claustro de esta Universidad discutió la viabilidad del proyecto de Cristóbal Colón y las consecuencias que llevaban sus afirmaciones. Una vez descubierto el continente americano, se discutió sobre el derecho de los indígenas a ser reconocidos con plenitud de derechos; se analizaron los procesos económicos por primera vez, se desarrolló la ciencia del Derecho y fue un foco humanista, así como la fuente de la que se nutría la administración de la monarquía hispánica para crear y mantener su estado. Matemáticos de Salamanca estudiaron la reforma del calendario, por encargo del papa Gregorio XIII, y propusieron la solución que se implantó posteriormente.

El momento álgido de esta institución fue el periodo en el que convivieron algunos de sus miembros más brillantes y que se conoció como la escuela de Salamanca. Hacia el 1580, en este periodo, llegaban 6.500 estudiantes nuevos cada año.

Durante la guerra de la Independencia (1808-1813) muchos de sus Colegios Mayores resultaron destruidos, no por batallas sino para construir defensens con sus piedras, y sus bibliotecas expoliadas. Muchos de los libros fueron recuperados entre el equipaje del rey José I Bonaparte después de la batalla de Vitoria (1813), y una parte de los fondos fueron regalados por Fernando VII a Lord Wellington, como agradecimiento a su apoyo durante la guerra, y una otra pasó a formar parte de la Biblioteca del Palacio Real de Madrid. Estos últimos fueron recuperados para la Biblioteca de la Universidad en 1954.

En 1986 le fue concedido el Premio Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional, junto con la Universidad de Coimbra por la extraordinaria aportación que ambas han prestado a la formación del espíritu de todos los países que integran la Comunidad Iberoamericana y su diálogo tradicional con las diversas universidades del continente americano, que convirtió el Océano Atlántico en el “Mare Nostrum” de la cultura universal.

Alumnos y profesores destacados

Por esta Universidad han pasado en calidad de alumnos o profesores Luis Ponce de León, Francisco de Vitoria (precursor del Derecho Internacional, un siglo antes de que Hugo Grocio), Domingo de Soto (discípulo del anterior, que participó en el concilio de Trento y en la Junta de Valladolid sobre la cuestión indígena), Martín de Azpilcueta (examinó por primera vez el fenómeno de la inflación, antes incluso de que Jean Bodin), Tomás de Mercado (pionero del análisis económico), Fernando de Rojas (autor de La Celestina), San Juan de la Cruz, Diego de Covarrubias (uno de los creadores del nuevo derecho adaptado a un estado moderno como eran los renacentistas), Antonio de Nebrija (humanista y autor de la primera gramática de la lengua castellana), Pedro Sánchez Ciruelo (gran matemático que además de Salamanca fue profesor en Alcalá y la Sorbona), Francisco de Salinas (catedrático de música), Hernán Cortés (conquistador de México), Francisco Sánchez de las Brozas, Ambrosio de Morales (humanista y arqueólogo), Alonso Fernández de Madrigal, Luis de Góngora (uno de los más grandes escritores del Siglo de oro español de las letras españolas), Abraham Zacuto (gran astrónomo judío que fue consejero de reyes como el de Portugal) , Beatriz Galindo (estudió gramática en las escuelas menores de la universidad), el Conde-Duque de Olivares (privado del rey Felipe IV de España), Cardenal Mazzarino (primer ministro del rey Luis XIV de Francia), Calderón de la Barca, Miguel de Unamuno (que fue rector en tres ocasiones), José María Gil-Robles (brillante abogado que participó en pleitos que han sentado precedente en el Derecho Internacional), los lingüistas Antonio Tovar y Luis Michelena, Pedro Salinas, Enrique Tierno Galván y Adolfo Suárez (primer jefe de gobierno democrático de España después del franquismo) entre muchos otros.

Dentro de la Universidad, las facultades son los centros encargados de la gestión administrativa y de la organización de las enseñanzas universitarias conducentes a la obtención de títulos académicos. Actualmente, la Universidad de Salamanca está constituida por 16 facultades:

Facultad de Bellas Artes
Facultad de Biología
Facultad de Ciencias Agrarias y Ambientales
Facultad de Ciencias
Facultad de Ciencias Químicas
Facultad de Ciencias Sociales
Facultad de Derecho
Facultad de Economía y Empresa
Facultad de Educación
Facultad de Farmacia
Facultad de Filología
Facultad de Filosofía
Facultad de Geografía e Historia
Facultad de Medicina y Odontología
Facultad de Psicología
Facultad de Traducción y Documentación

Comments are closed.